El paso del tiempo, la edad y el ruido constante al que estamos sometidos en nuestra sociedad, son algunas de las causas del deterioro de las células ciliadas de nuestro oído, mermando su funcionamiento y haciendo que nos resulte más difícil escuchar ciertos sonidos.

Investigadores del “Children’s Hospital” de Boston, aseguran haber restaurado la audición en ratones con sordera genética, gracias al uso de la terapia génica. Dicha terapia, es una técnica experimental que utiliza los genes para tratar o prevenir algunas enfermedades.

Los científicos esperan transferir sus hallazgos para revertir la pérdida auditiva en humanos, pese a que advierten, en su artículo publicado en “Science Translatorial Medicine”, que dicho protocolo aún no está lo suficientemente desarrollado para poder pasar a la fase de ensayos clínicos en seres humanos.

Existen diferentes formas de aplicación de la terapia, aunque la más común consiste en la inserción de un gen normal para sustituir a uno anormal.  La terapia génica, en lo que se refiere a la pérdida auditiva, se centra en el establecimiento de los tres genes que causan dicha pérdida.  De todos es sabido que los ratones, comparten una composición genética semejante con los seres humanos. Los investigadores examinaron varias clases de promotores para elegir la mejor combinación.

Este novedoso trabajo,  predice el avance de la ciencia genética para prevenir la pérdida de audición.

Los resultados obtenidos en los ratones con sordera, marcan un momento decisivo en el avance y la cercanía de la ciencia-ficción, de la mano de la ingeniería genética,  al mundo real.

Artículo de: Carme López