Pérdida auditiva: Todo lo que necesitas saber

La pérdida auditiva o hipoacusia es uno de los problemas de salud más comunes en el mundo. Según la OMS un 16-17% de los adultos a escala mundial presentan deficiencias para escuchar. Y es que si bien las causas de este inconveniente derivan de muchos factores, la edad y la exposición excesiva a ruidos fuertes son los principales responsables de esta afección. 

Podemos hablar de pérdida auditiva cuando se presenta una deficiencia de la capacidad de oír de una persona en uno o ambos oídos, dificultando o imposibilitando  la compresión de los sonidos del entorno y de las conversaciones.  Un aspecto importante de este problema es que, generalmente, no tiene cura y se suele tratar con audífonos.

El propósito de este post es profundizar en cada uno de los factores asociados con la hipoacusia, como causas, síntomas, tratamiento, incluyendo las dudas más comunes sobre este problema de salud.

¿Qué tan común es la pérdida auditiva?

La pérdida auditiva es un problema extendido en Europa y el resto de los continentes. Estudios han revelado que, generalmente, cuando se lleva a cabo una prueba de audición a un grupo grande de personas, lo más probable es una de cada seis presente una pérdida en la capacidad de oír de más de 25 dB, lo que equivale al 16%-17%.

Pérdida auditiva

En Europa y Estados Unidos se han encuestado a miles de personas sobre si padecen algún tipo de pérdida auditiva y aproximadamente del 10% al 11% consultados respondieron que sí. La cifra, por tanto, representa uno de cada nueve o diez adultos con problemas de audición.

Ojo, la distinción entre ambos datos es que no todas las personas con problemas auditivos desconocen que padecen de esta afección.

Niños y deficiencias de la capacidad auditiva

Los pequeños de la casa, por otro lado, pueden presentar alguna pérdida auditiva. De hecho, los problemas para oír en los niños con meses de vida suelen ser ocasionados por causas genéticas, anomalías físicas en el oído o ciertas enfermedades.

En el caso de los niños mayores y sobre todo en los adolescentes, la pérdida auditiva normalmente puede ser consecuencia de la exposición frecuente (o excesiva) a sonidos muy fuertes.

Pérdida auditiva

La pérdida de la audición se divide en categorías

La pérdida auditiva suele clasificarse en categorías, de acuerdo al nivel de la incapacidad de percibir los sonidos, incluso, las clasificaciones más comunes son pérdida auditiva leve, moderada, severa y profunda.

  • Pérdida auditiva leve: Los sonidos más bajos que podéis percibir con un vuestro oído más “dotado” oscilan entre los 25 y 40 dB.
  • Pérdida auditiva moderada: Con su mejor oído las personas con este grado de deficiencia para oír, solamente son capaces percibir sonidos silenciosos de 40 a 70 dB.
  • Pérdida auditiva severa: Solo pueden captar sonidos bajos, con su oído mejor capacitado, entre 70 y 95 dB.
  • Pérdida auditiva profunda: Los sonidos más silenciosos que se han de oír son de  95 dB o más altos.

Causas de la pérdida auditiva

Ya comentamos que el ruido y la edad son las causas más comunes de la hipoacusia. Perder la audición es un resultado natural del desgaste ocasionado por el paso de los años, eso sí, en las personas mayores comienza a empeorar a partir de los 40 años.

A los 80 años, más de la mitad de las personas sufre de pérdida auditiva severa. Conviene destacar que la incapacidad para oír asociada con la edad se le conoce como presbiacusia.

La exposición al ruido, por otro lado, puede ser producto de vivir o frecuentar en un entorno ruidoso, ya sea el espacio de trabajo o también por escuchar voluntariamente ruidos, como motores, música a un volumen muy alto en conciertos, discotecas o estéreos con el uso o no de auriculares. La utilización de dispositivos MP3 portátiles también tienen una alta incidencia en la pérdida de la audición.

pérdida auditiva

Ahora, ¿qué otros factores puede ocasionar deficiencia para oír?  Vamos a precisarlas a continuación:

  • Alcohol y tabaco
  • Algunas enfermedades e infecciones
  • Algunos síndromes
  • Colesterol
  • Disolventes
  • Daños en los oídos
  • Factores genéticos
  • Malformación de la oreja u obstrucción del oído
  • Medicamentos
  • Lesiones en la cabeza
  • Tumores en la cabeza.

Tipos de hipoacusia

Los principales tipos de pérdida auditiva son la neurosensorial y la conductiva. A parte de estas categorías, también se encuentra la pérdida auditiva mixta, una mezcla de la neurosensorial y la conductiva.

Además, la hipoacusia puede ser súbita, asimétrica y oculta, incluso, es posible clasificarla en bilateral o unilateral. El hecho es que hay diferentes tipologías y categorías de pérdida de audición, según la causa, cómo se manifieste o se desarrolle.

A continuación vamos a definir cada una de estas categorías:

Categorías 1

  • Pérdida auditiva relacionada con la edad: Cuanto más envejecemos, las probabilidades de ir perdiendo la capacidad de oír van aumentando. La pérdida auditiva relacionada con la edad o presbiacusia, por tanto, es muy común y puede aparecer antes en unas personas.
  • Pérdida de audición inducida por ruido: La exposición frecuente al ruido se ha convertido en un gran problema en la época moderna, incluso, es uno de las causas más comunes de la hipoacusia. De manera que evitar los entornos ruidosos o el contacto con sonidos fuertes representa una forma de impedir daños en la audición. Ojo, la pérdida auditiva inducida por ruido suele ser temporal o permanente.
  • La pérdida auditiva neurosensorial: Es la consecuencia de daños en pequeñas células pilosas en el oído interno. Podemos decir que tanto la pérdida de la presbiacusia y la pérdida de audición inducida por ruido, son un tipo de deficiencia auditiva neurosensorial.
  • La pérdida auditiva conductiva: Se genera una vez que la capacidad de los oídos de llevar el sonido del oído externo al oído externo, pasando por el oído medio se reduce o se obstruye.
  • La pérdida auditiva mixta: Cuando se combina la existencia de problemas de conducción del sonido al oído interno con daños a las células pilosas, estamos ante un caso de pérdida auditiva mixta. Es decir, ocurre una simbiosis entre la deficiencia de la audición conductiva con la pérdida auditiva neurosensorial.

Categorías 2

  • Pérdida auditiva bilateral: Se refiere a esos casos en los que la pérdida de la audición se presenta en ambos oídos.
  • Pérdida auditiva unilateral: Es cuando una persona tiene deficiencia auditiva en un solo oído.
  • Pérdida auditiva súbita: Consiste en un tipo de pérdida de la capacidad de oír que ocurre de manera repentina o de un día para otro.
  • Pérdida auditiva asimétrica: Hace alusión a la existencia de pérdida auditiva en ambos oídos, sin embargo, impera una diferencia en los niveles entre uno y otro.
  • Pérdida auditiva oculta: Se le conoce de esta forma porque no se puede medir en una prueba de audición común y, es habitual cuando se padece de problemas en situaciones con ruido de fondo.
  • Pérdida auditiva progresiva: Tiene la peculiaridad de ir empeorando con el paso de los años.

Síntomas de la deficiencia en la audición

Curiosamente, casi todos los casos de pérdida auditiva se van desarrollando de manera progresiva, de manera que los síntomas a veces resultan complicados de detectar. Ahora, la señal principal que se manifiesta en las personas con este problema es la reducción de la audición o a la dificultad para comprender los sonidos en diferentes situaciones.

En caso de que experimentéis algún problema para distinguir los sonidos del entorno o para entender el hilo de una conversación a causa de la dificultad para oír, lo mejor es poneros en contacto con vuestro médico de cabecera o profesional de la salud auditiva.

Diagnóstico de una discapacidad auditiva

La hipoacusia se detecta a través de una prueba de audición el cual engloba distintos exámenes que, cuando se realizan al mismo tiempo, permiten establecer si realmente padecéis o no, algún tipo de pérdida de audición. 

Desde Audiotek es posible que tengáis una noción de cuál es vuestro nivel de audición si os animáis a realizar nuestra prueba de audición online.

Preguntas frecuentes

Quienes desconocen los detalles de la incapacidad de oír, siempre tienen algunas dudas acerca de este problema. Las más comunes son:

¿Cuáles son las consecuencias de la pérdida auditiva?

Los problemas de audición pueden desencadenar múltiples consecuencias, sin embargo, los efectos varían de una persona a otra. Eso sí, gran parte de las personas que padecen una discapacidad auditiva tienen problemas sociales, psicológicos y físicos, derivados de sus dificultades para oír.

¿Es posible prevenir la hipoacusia?

La mayoría de los casos de hipoacusia ocasionado por el ruido se pueden prevenir si se evita la exposición frecuente a sonidos fuertes, o se recurre al uso de equipos que protegen los oídos ante el ruido. El hecho es que la exposición diaria al ruido se asocia de forma directa con el riesgo de sufrir deterioros en la audición.

Actualmente, solemos exponernos a ruidos altos durante nuestra vida diaria, como cuando utilizamos auriculares, transitamos entre el tráfico, vamos al gimnasio, al cine, visitamos estadios, cafeterías e incluso en el lugar de trabajo. Si vuestro estilo de vida orbita entre estos entornos lo mejor es colocarse tapones para prevenir.

¿Se puede tratar la pérdida auditiva?

Es un hecho que la pérdida de la audición se puede tratar, pero la capacidad de oír no, sobre todo cuando el problema es permanente. En la mayoría de estos casos, el tratamiento se basa en el uso de audífonos, mientras que en otras ocasiones se busca solucionar el problema con algunos tipos de implantes auditivos.  Se ha comprobado que la cirugía es capaz de curar ciertos tipos de pérdida auditiva conductiva.

La pérdida auditiva neurosensorial, por su parte, se tienden a tratar con audífonos, sin embargo, también es posible tratar con una cirugía o con la extracción de la obstrucción existente en el oído. En algunos casos se puede optar por realizar implantes.

Una discapacidad de la audición derivada de una pérdida súbita, hay que tratarla urgentemente y el tratamiento a menudo demanda el uso de esteroides. El caso es que antes una discapacidad auditiva súbita resulta importante buscar atención médica inmediatamente.

¿La pérdida auditiva puede producir una sordera?

Algunas tipologías de pérdida auditiva van teniendo lugar de manera gradual, como sucede en la pérdida auditiva relacionada con la edad que suele empeorar con el paso del tiempo.

En muchos casos, la discapacidad de la audición no alcanza el nivel de sordera, pero no siempre ocurre de este modo. Algunas personas con problemas para oír terminan desarrollando una pérdida auditiva profunda, incluso sordera.

¿Las infecciones del oído pueden provocar una discapacidad auditiva?

La respuesta es sí. Las infecciones del oído pueden ocasionar una disminución de la capacidad de oír. Podemos decir, incluso, que es como sufrir una pérdida auditiva leve pero temporalmente durante la infección de oído.

Conviene destacar que los niños con otitis media tienden a ser quienes más presentante este tipo de hipoacusia temporal. En aquellos casos en los que la infección del oído se torna permanente o, en otras palabras, cuando pasa a ser en una otitis media crónica, también impera el riesgo de desarrollar una pérdida auditiva permanente generada por la infección. He aquí la importancia de ofrecer tratamiento inmediato a las infecciones de oído.

¿Cuánto tiempo dura la pérdida de audición tras una infección de oído?

La discapacidad auditiva que se manifiesta cuando se padece una infección de oído suele suscitarse de manera temporal. De modo que el problema para oír desaparece una vez que no hay infección y el oído se cura totalmente.

Si percibís que vosotros o vuestros hijos notan que aún tienen dificultades para oír, luego de transcurrir un tiempo desde la infección de oído, recomendamos acudir a algunos de nuestros especialistas en audición.

Pérdida auditiva

¿Qué hacer si pienso que tengo pérdida auditiva?

En caso de que tengáis sospechas de padecer alguna discapacidad de la audición, no dudéis en visitar a un otorrinolaringólogo para que os hagáis una revisión.

Conclusiones

La pérdida auditiva o hipoacusia, al fin y al cabo, más allá de ser una reducción en la capacidad percibir sonidos procedentes del entorno en uno o ambos oídos, es una afección que puede tratarse a través del uso de audífonos o cirugía (en algunos casos).

Se trate de una hipoacusia leve, moderada, severa o profunda, las consecuencias en las personas que padecen este problema se traducen en algunas dificultades para realizar ciertas tareas de la vida diaria o actividades sociales, como la necesidad de comunicarse con otras.

De manera que ofrecer una solución a la discapacidad auditiva es una acción que cualquier persona con hipoacusia agradecerá muchísimo.

En Audiotek podemos ayudaros a mejorar vuestra calidad de vida, poniendo a vuestro alcance una amplia gama de audífonos que os permitirá oír como una persona normal, incluso, tendréis mejores beneficios.

Deja un comentario

Certificaciones

sello centro recomendado audifono.es
sello calidad audifono.es
× ¿Necesitas ayuda?