fbpx

En la actualidad, 1500 millones de personas en el mundo presentan algún grado de pérdida de audición. Curiosamente, los ancianos no son los únicos afectados. Y es que además del envejecimiento, los problemas auditivos pueden desencadenarse por muchos factores, como sordera inducida por fármacos, otosclerosis, incluyendo la contaminación acústica y ciertos problemas de salud que pueden afectar mi audición.

Es importante destacar que la pérdida auditiva es una reducción en la capacidad de escuchar sonidos. Mientras que la sordera es la incapacidad total para escuchar sonidos. Sin embargo, ambas tienen algo en común: son causadas por muchos factores diferentes y pueden ocurrir a cualquier edad.

El caso es que podemos perder la audición repentinamente como efecto secundario de un virus o, perderla de forma gradual como resultado de una enfermedad. Ante lo expuesto, cabe preguntarse ¿Cuáles son los problemas de salud que pueden afectar mi audición? En Audiotek precisaremos las afecciones más comunes que causan la pérdida parcial o completa de la capacidad de escuchar.

¿Qué problemas de salud pueden afectar mi audición?

Como se comentó anteriormente, el espectro de la pérdida auditiva varía desde problemas auditivos menores hasta sordera profunda y total. Ambos casos pueden ser generados por la pérdida de audición conductiva y pérdida auditiva neurosensorial.

La primera ocurre cuando algo impide que el sonido llegue al oído interno. La segunda es ocasionada por daños en el oído interno o en los nervios que transmiten el sonido al cerebro, generando una sordera permanente. Sea como sea, existen algunos problemas de salud que pueden afectar mi audición por alguna causa conductiva o una afección neurosensorial. Veamos:

Problemas genéticos o hereditarios

Las pérdidas auditivas muchas veces vienen de nacimiento (este es el caso de ciertas sorderas genéticas o hereditarias) o en cualquier momento de la vida.

El hecho es que los factores genéticos son una de las principales causas de la pérdida auditiva neurosensorial. Se dicen que la mitad de los casos de sordera total en niños y niñas son de origen genético. Algunas de las posibles incluyen:

  • Otosclerosis con secreción por el hueso de una masa esponjosa que inmoviliza el estribo.
  • Síndrome de Alport.
  • Síndrome de Usher.
  • Síndrome de Pendred.
  • Síndrome de Brown Vialetto Van Laere.

Conviene resaltar que la sordera desde los primeros años de vida también puede residir en casos de prematurez, incidente neonatal, infecciones de oído recurrentes y meningitis.

problemas auditivos geneticos

Problemas de hipertensión

Uno de los problemas de salud que pueden afectar mi audición es la hipertensión. Es posible que tarde mucho en aparecer, pero el riesgo siempre está presente.

Según la ciencia existe un vínculo directo entre la hipertensión y la pérdida auditiva, incluso normalmente las personas que padecen de este problema tienen algún grado de pérdida de audición. Estudios revelan que las probabilidades en quienes sufren alguna enfermedad cardíaca son más altas.

Problemas subyacentes

Los problemas subyacentes corresponden a las afecciones propias del oído que pueden conducir a una pérdida parcial o total de la audición. Entre ellas podemos destacar: 

  • Infecciones del oído.
  • Acumulación de líquido detrás de los tímpanos.
  • Tímpanos perforados.
  • Problemas óseos en el oído medio que producen pérdida de audición conductiva.
  • Los tumores también pueden causar pérdida auditiva conductiva, lo que evita que el sonido ingrese al oído interno (pero no es muy común).

Problemas de obesidad 

Otro de los problemas de salud que pueden afectar mi audición es la obesidad. Y es que uno de los principales componentes del sistema auditivo está formado por las células ciliadas, las cuales se encargan de la detección del sonido.

Se ha demostrado que el flujo sanguíneo y el oxígeno contribuyen a la salud de estas células ciliadas (células que permiten que el sonido sea detectado y transmitido al cerebro). Por tanto, a medida que la obesidad ejerce presión sobre las paredes capilares, éstas trabajan más por transportar eficazmente el oxígeno a estas células.

Una vez que estas células ciliadas se dañan por el esfuerzo excesivo, no se pueden regenerar y la pérdida auditiva es permanente. Además, la obesidad también puede causar hipertensión, lo que a su vez también aumenta el riesgo de desarrollar pérdida auditiva.

El ruido 

La contaminación acústica es un problema de salud pública en las ciudades de España y de otros países. Incluso, representa una de las principales causas de pérdida auditiva a escala mundial. La exposición constante del oído a ruidos estruendosos, puede destruir irreversiblemente las células ciliadas y alterar las fibras del nervio auditivo.

El sonido de origen profesional y la música demasiado alta (conciertos, discoteca, auriculares…) suponen los principales problemas de salud que pueden afectar mi audición. Asimismo, otros ruidos muy altos constituyen un verdadero trauma sonoro, como consecuencia de la exposición a decibelios excesivamente altos.

problemas auditivos causados por el ruido

Otros problemas

Muchas infecciones causan pérdida auditiva durante o después de un episodio agudo de la enfermedad. Estas infecciones incluyen meningitis bacteriana, enfermedad de Lyme y otras infecciones virales.

Las causas virales más comunes en los países industrializados son las paperas y la infección del cerebro con el virus del herpes. El sarampión es una causa muy rara porque la mayoría de las personas están inmunizadas contra esta infección.

Otras causas o problemas de salud que pueden afectar mi audición incluyen:

  • La diabetes y diversos trastornos cerebrales o nerviosos, como el accidente cerebrovascular.
  • Los tumores del cerebro o del nervio auditivo también pueden causar la sordera (aunque suele ser raro).
  • Las dosis altas de AAS * (ácido acetilsalicílico), la quinina o ciertos antibióticos y diuréticos utilizados para tratar la hipertensión pueden dañar permanentemente el oído interno.
  • Las vías nerviosas que transmiten impulsos de sonido al cerebro, pueden resultar dañadas por enfermedades que atacan el revestimiento de los nervios, como la esclerosis.
  • Las lesiones graves y los traumatismos físicos graves en el oído pueden provocar sordera permanente.

Conclusiones

El sentido de la audición nos vincula con el mundo que nos rodea y estimula nuestro cerebro. Sin embargo, su pérdida no es inevitable porque hay muchos problemas de salud que pueden afectar a la audición, como los que mencionamos a la largo de este artículo.

Las pérdidas auditivas neurosensoriales suelen ser permanentes porque suponen daños en los nervios o al oído interno. En estos casos, el único método de tratamiento es usar audífonos que amplifiquen electrónicamente el volumen del sonido.

Las sorderas conductivas, por su parte, a veces pueden tratarse eliminando la causa del bloqueo. Por ejemplo, la presencia de cera en el canal externo o líquido en el oído medio. Los problemas asociados con los huesecillos del oído medio (otosclerosis) también pueden tratarse con cirugía.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar