fbpx

Entre el uso generalizado de las nuevas tecnologías, una de las preferidas por los adolescentes es la de escuchar música. El problema es que tienden a hacerlo empleando un volumen  muy alto y esto puede crear problemas auditivos a largo  plazo

 

Según los médicos especialistas en otorrinolaringología, la sensibilidad del oído interno a los sonidos fuertes es la misma entre adultos y adolescentes, siendo mucho mayor en el caso de los niños pequeños. Pero como  los daños en el oído interno se van acumulando poco a poco, cuanto antes se  exponga un ser humano a los ruidos intensos, mayor será la posible lesión que se produzca.

 

Por lo tanto, cuidar la audición no es algo reservado para personas de cierta edad, sino que hay que empezar a hacerlo desde la infancia. Y en la adolescencia, incluso tomar medidas  adicionales.

 

Los auriculares para escuchar música y sus inconvenientes

 

La mayoría  de los adolescentes  usan auriculares para escuchar música, que en realidad, es lo más recomendable en espacios cerrados. Y no solamente por evitar molestias a los demás, sino porque la música ambiente rebota en las paredes, produciendo impacto en el oído interno

 

Pero el hecho  de usar auriculares que se introducen en el oído, aumenta el  riesgo de infecciones en la piel del conducto del oído externo. Y si los auriculares se comparten entre varias personas, algo que  suelen hacer los adolescentes, el riesgo es mayor. Esto señala la  conveniencia  de mantener los auriculares en correctas condiciones higiénicas, procurando guardarlos en un estuche específico, por ejemplo,  y evitando compartir  su uso. En los espacios abiertos, siempre que sea posible, es preferible escuchar música ambiente, sin auriculares.

 

 

¿Cuáles son los factores de riesgo de lesión auditiva en un adolescente?

 

En el caso de adolescentes con antecedentes familiares de pérdida auditiva en personas jóvenes o que padezcan de base alteraciones en el oído, deberán extremarse las precauciones. Los daños en el oído se superponen a medida que pasan los años, son acumulativos y la audición perdida no se puede recuperar.

 

En  cuanto a cómo afecta el sonido al oído, hay que tener en cuenta que son tres los factores que influyen:

 

  • El volumen alto: a mayor intensidad, mayor daño.
  • El tiempo de exposición al ruido: cuanto más tiempo, más daño.
  • La cadencia de los sonidos: los repetitivos y discontinuos propios de cierto tipo de música que suele gustar a los adolescentes, son más agresivos para el oído. 

 

La consecuencia de escuchar música a volumen elevado frecuentemente es el trauma acústico, que puede ser agudo o crónico: 

 

  • El trauma acústico agudo es provocado por una exposición puntual a un sonido muy fuerte, como una explosión. 
  • El trauma acústico crónico es el producido al exponerse repetidas veces a sonidos intensos, que no solamente pueden  dañar de forma irreversible las células sensoriales,  sino provocar acúfenos. 

 

Cómo actuar padres y adolescentes para proteger la audición

 

No se trata de impedir que los adolescentes disfruten de la música, sino de evitar que la escuchen con un sonido muy alto, sobre todo en lugares cerrados. Igualmente conviene evitar el uso de auriculares que se introducen en el conducto auditivo externo, especialmente si los comparten con otras personas. Son preferibles los auriculares tipo casco, usados a un volumen moderado. 

 

Si  por alguna circunstancia se debe  permanecer  repetidamente  en lugares donde el ruido ambiente sea alto y molesto, es recomendable el uso de protección auditiva a modo de cascos.  

 

Y por supuesto, la realización de una audiometría periódica será la forma más eficaz de detectar a tiempo un posible daño auditivo. ¿Sabes que puedes reservar ahora mismo la tuya o la de tu hijo o hija adolescente?

Hazlo a través de nuestro formulario de contacto, te daremos cita, y mediremos tu audición o la de tus  hijos  de forma gratuita, rápida y segura.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar