fbpx

Los audífonos pueden marcar un antes y un después en la vida de la persona que se convierte en usuaria de estos dispositivos.  Y, si bien es cierto que los audífonos de la actualidad tiene poco que ver con los modelos del pasado tanto en tecnología como en estética se refiere, siguen requiriendo un período de adaptación por parte de la persona usuaria. Todas las personas que deben usar audífonos por primera vez, deben hacerlo desde expectativas realistas. 

 

Pero todavía hay un paso previo a la adaptación, y es la aceptación. Nos referimos a que llega un momento en el que la persona que tiene dificultades para oír, debe aceptar el hecho de llevar audífonos, si fuera necesario. Los audioprotesistas son los profesionales autorizados para recomendar el uso de audífonos después de realizar la pruebas de audición, que determinarán el grado de pérdida auditiva.

 

No obstante, antes de realizarse una audiometría hay personas que, a pesar de tener claras dificultades para oír, son reacias a buscar una solución a su problema. La razón en la mayoría de los casos es que temen la posibilidad de tener que llevar audífonos, pero esta reticencia es debida a la falta de información, y es comprensible. Puesto que un audífono no es un dispositivo tan común como puede ser un teléfono móvil, que al ser usado por la mayoría de la población resulta fácil conocer sus características,  en el caso de los audífonos muchas personas desconocen lo mucho que han evolucionado en todos los sentidos. 

 

 

 

Conocer la realidad para aceptarla de buen grado

Hay que desterrar la idea de que todos los audífonos son antiestéticos o incómodos, ya que hoy en día, se trata de pequeños dispositivos  digitales inteligentes, muchos de los cuales pueden conectarse con el iPhone o con el televisor, por ejemplo. Aquellas baterías voluminosas cuya carga duraba poco más de un par de horas, son igualmente cosa del pasado, lo mismo que los diseños aparatosos. Ahora hay audífonos tan discretos que es difícil detectarlos en quien los lleva, pero la persona sí nota una diferencia notable en su estilo de vida, recuperando gran parte de su plenitud al oír mucho mejor. 

 

 

La mayoría de los audífonos digitales, como por ejemplo los ReSound, marca líder en el mercado con la que trabajamos en Audiotek  son tan avanzados que se adaptan a todos los entornos para ofrecer al usuario la mejor experiencia auditiva posible. Las habilidades auditivas de las personas con hipoacusia que usan audífonos digitales, mejoran de tal forma que pueden llevar una vida prácticamente normal, incluso en los casos de pérdida auditiva profunda. 

 

Claro que, para llegar a esa fase, la persona que usa audífonos por primera vez deberá pasar por una período de adaptación previo en que no se encontrará sola, ya que los audiopresistas de Audiotek le acompañarán desde el minuto cero. En primer lugar, aunque los audífonos ayudan a oír mucho mejor, el usuario debe saber que no recuperará la audición perfecta que tenía antes. Aún así, el uso de audífonos le ayudará lo suficiente como para poder llevar una vida normal, por lo que siempre merecerá  la pena.

 

Es un hecho comprobado que la pérdida de audición comporta diversas consecuencias negativas que variarán dependiendo de la persona, pero en la mayoría de los casos los afectados pueden experimentar problemas sociales, psicológicos e incluso psíquicos. Los familiares o personas cercanas a quien tenga una pérdida auditiva no tratada, juegan un papel muy importante en hacerle comprender, con delicadeza, que poniendo remedio al problema de audición mejorará su vida en muchos sentidos. 

 

 

El periodo de adaptación

 

En cuanto al período de tiempo para adaptarse totalmente a los audífonos, dependerá de la persona, pero puede oscilar entre tres o seis meses como máximo. Hay que tener en cuenta  que al principio los sonidos pueden parecer algo fuertes, pero es normal, ya que el cerebro de la persona con hipoacusia se  había habituado a percibir el ruido a un nivel más bajo. Esto se resuelve con la práctica, aprendiendo a concentrarse en los sonidos que se desea oír.

 

 Para ello conviene usar los audífonos todo el tiempo que sea posible, aunque al principio resulte molesto. En un primer momento puede hacerse en ambientes tranquilos y en conversaciones cara a cara. Escuchar la televisión o la radio, puede ser una una buena forma de practicar.  Poco después será importante usar los audífonos  en entornos diferentes a los que el usuario está habituado, para así reconocer mejor todos los sonidos y aprender qué ajustes en sus audífonos le irán mejor dependiendo de la situación. 

 

 

Durante la fase inicial de adaptación a los audífonos, la persona necesitará más que nunca contar con el apoyo y la confianza de su centro auditivo. Es importante que el nuevo usuario de audífonos no se sienta solo con el uso del dispositivo, y que en caso de dudas tenga el apoyo constante de su audioprotesista, tal y como hacemos en Audiotek. Nuestro lema es entender las necesidades de nuestros pacientes desde la empatía y la sensibilidad, escuchando,  haciendo los reajustes necesarios y demostrando que con algo de paciencia es mucho lo que se puede lograr.

 

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar