¿No te acostumbras a los Audífonos? Consejos actualizados 2022

Utilizar unos audífonos por primera vez significa acostumbrarse a un nuevo dispositivo, por lo que las primeras semanas no siempre transcurren sin problemas. Este aparato médico, por supuesto, está diseñado para mejorar la calidad de vida de las personas con pérdida auditiva, pero no siempre es fácil adaptarse a él. Sobre todo porque se trata de un dispositivo que nos permitirá distinguir nuevos sonidos para nosotros/as.

Un viejo refrán dice que “El tiempo cura todo”, en el proceso de adaptación de los audífonos ocurre básicamente algo similar. Usar estos dispositivos por primera vez representa un cambio notable en la vida de cualquier persona, no solo porque escucharemos ruidos, voces y sonidos que antes eran desconocidos y lejanos, sino también porque llevar un dispositivo en el oído representa una novedad tanto desde el punto de vista estético como funcional.

Para acostumbrarnos a un audífono es importante seguir algunos consejos y vivir este período de cambio con la mayor tranquilidad posible. Y es que después de las primeras semanas de uso, comenzaremos a experimentar una vida cotidiana diferente. En Audiotek nos volcamos a desglosar algunas recomendaciones útiles para hacer que este proceso de adaptación sea más positivo y eficaz. 

audifonos

Consejos para acostumbrarte a los Audífonos

Si queremos acostumbrarnos a los audífonos, el consejo principal es que no nos apresuremos, sino aceptar gradualmente esta nueva cotidianidad sin ansiedad ni miedo. Si no nos desesperamos, las nuevas sensaciones desconocidas que experimentamos se volverán agradables con el tiempo.

Desde el punto de vista estético, de hecho, el dispositivo se convertirá en un elemento integral de nuestra apariencia, sin generar vergüenza o ansiedad. He aquí otros consejos para acostumbrarnos a los Audífonos sin problemas:

Usar los audífonos en un entorno familiar

Durante los primeros días es recomendable llevar puesto los audífonos únicamente en casa o en ambientes con los que estemos familiarizados. Todo con el propósito de acostumbrarnos al sonido de nuestra propia voz y a los ruidos que escuchamos en estos entornos.

Usarlos en lugares concurridos o ruidosos puede molestarnos, porque nos resultará difícil identificar exactamente de dónde provienen las voces o los sonidos. En principio, lo mejor es llevar los audífonos de forma regular, quizás solo unas horas y luego llevarlo puesto la mayor parte del día con el paso del tiempo.

Participar en las conversaciones

Para adaptarnos realmente a estos dispositivos, resulta importante no aislarnos o intentar superar las primeras dificultades por cuenta propio. Es decir, debemos pedir apoyo de quienes nos rodean, permitiéndonos participar en sus conversaciones para volver a adquirir la capacidad de escuchar. La práctica de este ejercicio es esencial para comprender cuánto ha mejorado nuestra audición o si tenemos problemas para entender completamente las conversaciones.

Apagar el dispositivo en lugares muy ruidosos

Como hemos comentado, lo idóneo es usar los audífonos primeramente en entornos familiares y luego empezar a probarlos en otros lugares. Pero si llegamos a experimentar muchísima molestia en espacios demasiado concurridos o ruidosos, siempre es preferible apagar los dispositivos o disminuir su altavoz.

No nos preocupemos si al principio sentimos vergüenza o ansiedad. Es una condición natural, con el tiempo nos iremos familiarizando más y podremos usar los audífonos incluso en situaciones particularmente ruidosas.

Probar y experimentar con el audífono

No hay duda, recuperar la audición es una experiencia fantástica que puede mejorar nuestra calidad de vida, por eso en los primeros días no dudemos en probar nuestros audífonos. De esta forma, aprenderemos a identificar sonidos y voces que tal vez hayamos olvidado.

Para comenzar, escuchemos la televisión o la radio y analicemos cómo ha mejorado nuestra audición. De hecho, podemos ser más atrevidos/as y realizar nuestras actividades diarias con los audífonos puestos, como salir de compras o ir al trabajo. Así nos iremos grabando cada nueva experiencia auditiva.

Buscar experiencias auditivas

Una vez superada la primera fase de adaptación, tenemos que tomar una actitud activa y disfrutar del mundo de los sonidos con plena conciencia, por tanto, es clave ir a lugares públicos, asistir a conciertos, ir al teatro. En este último caso, elige uno de los puntos donde la acústica sea mejor, por ejemplo los asientos centrales de las primeras filas.

¿Algún problema? Visitar al audioprotesista

Después de un período inicial de adaptación, seguramente ya no tendremos problemas de audición, incluso en los casos más raros puede suceder que los sonidos o ruidos aún los apreciemos apagados e indistintos.

Si después de algunas semanas sentimos que nuestra audición no ha mejorado, lo más razonable es contactar a nuestro audioprotesista, quien podrá identificar los problemas asociados con los audífonos.

Conclusiones

El uso de audífonos cambia nuestra experiencia auditiva y, por ende, nuestra calidad de vida. Especialmente porque volvemos a escuchar ruidos que no percibíamos durante algún tiempo, incluso nuestra voz puede parecernos extraña al principio.

Esto sucede porque el cerebro tiene que volver a acostumbrarse a la percepción de estos sonidos, por tanto, a algunos nos puede tomar unos días, mientras que a otras personas un par de semanas o más. ¡Qué no cunda el pánico! Debemos darnos el tiempo que necesitemos.

Eso sí, cuanto más usemos los audífonos, más rápido nos acostumbraremos a ellos. Utilicemos los audífonos tantas horas como sea posible para familiarizarnos con los sonidos del entorno en los que incurrimos habitualmente.

Deja un comentario

× ¿Necesitas ayuda?