fbpx

La pérdida auditiva se produce como resultado de daños y disfunciones en una o más partes del oído. Pueden ocurrir a cualquier edad y por diferentes razones. No obstante, la causa general y más común de pérdida auditiva es la edad, de origen genético o la sobreexposición a fuertes ruidos.

 

Más de 32 millones de niños en todo el mundo se ven afectados por pérdida auditiva. Aproximadamente de 1,4 a 5 de cada 1000 niños nacen con pérdida auditiva, mientras que el 60% se debe a causas evitables. 

 

Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), en España existen más de un millón de personas afectadas por una discapacidad auditiva de distinto grado y tipo. Cinco de cada mil recién nacidos padece una sordera de distinto grado, lo que en España supone la cifra de 2.500 nuevas familias con un hijo/a sordo/a  cada año.

 

Más del 95% de los niños sordos nacen en el seno de familias cuyos padres son oyentes, siendo su lengua materna, la lengua oral de su entorno. El 60% de las sorderas infantiles tienen origen genético.

 

 

Los niños y la pérdida de audición

 

La pérdida auditiva infantil, a menudo, se identifica durante las pruebas de audición para recién nacidos que se realizan entre 24 y 48 horas después del nacimiento. 

 

Sin embargo, algunos niños que pasan estas pruebas muestran signos de pérdida a medida que crecen. Más de 1.100 millones de personas entre 12 y 35 años de edad corren el riesgo de padecer pérdida auditiva debido a la exposición al ruido en entornos recreativos, con un 12,5% de daños permanentes.

 

La importancia de la audición en los niños

 

La audición es especialmente importante en los niños que están desarrollando las habilidades que necesitan para aprender y comunicarse. Los niños aprenden a hablar escuchando el habla.

 

Los niños con pérdida auditiva corren el riesgo de sufrir retrasos en el desarrollo de las áreas de habilidades de comunicación receptiva y expresiva. A menudo, experimentan dificultades de aprendizaje, logros académicos reducidos y dificultades para comunicarse y socializarse con la familia o compañeros.

 

Por este motivo, la pérdida auditiva debe abordarse inmediatamente después de su sospecha o diagnóstico. La investigación muestra que la identificación e intervención temprana ayuda a los niños con pérdida auditiva a desarrollar el lenguaje (hablado y/o de signos) así como a sus compañeros con audición normal y, en última instancia, tendrá menos impacto en los hitos del desarrollo del niño.

 

Soluciones auditivas

 

En caso de sospechar de la pérdida auditiva en un niño pequeño o de tener ya un diagnóstico que la confirme, hay que actuar de forma inmediata. De esta forma, los profesionales pueden trabajar con las familias para educarlas en cómo apoyar las necesidades de comunicación y desarrollo de sus hijos.

 

Dependiendo del tipo y la gravedad de la pérdida de audición del niño/a, las intervenciones pueden variar según las necesidades y deseos del paciente.

 

  • Tecnología de audífonos: dispositivo electrónico que se usa en el oído para amplificar el sonido.

  • Implantes cocleares: dispositivos implantados quirúrgicamente que estimulan directamente el nervio auditivo en el oído interno con estimulación eléctrica.

  • Terapia del habla: instrucción terapéutica diseñada para mejorar el desarrollo del lenguaje y la comunicación.

  • Dispositivos de audición asistida: tecnología que ayuda a transmitir sonidos directamente a los audífonos o implantes cocleares del niño.

 

 

Cómo ayudar a un niño con pérdida de audición

Existen muchas maneras para que la ayuda  a un niño con pérdida de audición sea exitosa,  tanto en el entorno laboral como en el entorno social.  

 

Participar activamente y promover la comunicación

Establecer rutinas del habla y leer libros alrededor del niño que sufre la pérdida auditiva puede mejorar considerablemente el estado del niño. Debemos de hablar con claridad y a no más de 2 metros de distancia.

Animar al niño a utilizar los audífonos

Gran parte de los niños que sufren de pérdida auditiva no quieren utilizar los audífonos. Muchos de estos niños se pueden sentir diferentes al resto de niños por tener que llevar un audífono.

Si se trata de un audífono con pilas, es de vital importancia llevar consigo pilas adicionales. Además de llevar un clip para fijar los audífonos a la ropa y llevar la información de contacto del audiólogo.

 

Reducir el ruido de fondo siempre que sea posible

Se debe de reducir el ruido del hogar para que el niño que sufre de pérdida auditiva pueda mejorar la capacidad de audición.

 

La limpieza de los audífonos

 

Limpiar un audífono es muy sencillo. Sólo se tardan unos minutos en aprender a hacerlo y en cogerle el truquillo a usar el pack de limpieza que viene junto con el audífono.  Además, es una tarea que se puede realizar junto al niño. De esta manera, éste puede aprender a limpiar su aparato auditivo de forma autónoma.

 

Es importante que el niño no se sienta solo con el uso del dispositivo, y, que en caso de dudas, tenga el apoyo constante de su audioprotesista, tal y como hacemos en Audiotek. 

Nuestro lema es entender las necesidades de nuestros pacientes desde la empatía y la sensibilidad, escuchando,  haciendo los reajustes necesarios y demostrando que con algo de paciencia es mucho lo que se puede lograr.

 

 

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar