Para los usuarios de audífonos y/o implantes, la accesibilidad auditiva óptima en espacios públicos es muy complicada. En estos entornos donde la megafonía resulta contaminada por el ruido, tales como hospitales, cines, teatros y auditorios, escuelas, estaciones de metro y tren, aeropuertos y centros Comerciales, la reverberación, el ruido de fondo y el problema de la distancia entre emisor y receptor, no garantizan la inteligibilidad de la voz para estos usuarios.

El bucle inductivo es, por tanto, un producto de apoyo a la comunicación oral y para el acceso a la información  de  probada  eficacia. El sistema  consiste  en  un  amplificador  específico  al  que  se  conecta  un  cableado  eléctrico, diseñado para cubrir el área deseada, y con el que se crea un campo magnético de audio  en  esa  área  de  cobertura.    Este  campo  magnético  de  audio  deberá  cumplir  con  la Normativa UNE-EN 60118-4:2007 para garantizar la calidad del sistema.

Estos espacios donde se dispone de bucle tendrán la señal reconocible de accesibilidad auditiva. Los  usuarios  de audífonos y/o implantes que observen este logotipo activarán la  bobina  de  inducción (T) de  sus  prótesis  auditivas,  mejorando con ello su acceso a la información auditiva y hablada.

En los audífonos más pequeños de última generación por una cuestión de tamaño, no se dispone de la opción de bucle, que se sustituye por tecnología bluetooth, mucho más restrictiva.